Archivo de la etiqueta: racing

Need For Speed 2015: olvídate de ser policía

El Ford Mustang Fox Body 1990 en NFS 2015.

El Ford Mustang Fox Body 1990 en NFS 2015.

Tuve la oportunidad de jugar este fin de semana la versión beta del nuevo Need For Speed que saldrá a la venta el próximo 5 de noviembre.

Debo decir que quedé totalmente enamorado del juego por varias razones:

A diferencia de otras versiones beta que he jugado, como el reciente beta de Tom Clancy’s Rainbow Six Siege, donde el propósito de los desarrolladores es principalmente testear las funcionalidades de multiplayer on-line del videojuego, en el beta de Need For Speed lo principal era darle a conocer a los usuarios una historia. Continuar leyendo

Anuncios

Need For Speed The Run: Una carrera de costa a costa

Hay una abundante oferta de Mustangs en The Run

Need For Speed (NFS) The Run es el más ambicioso de los títulos de la serie que empezó Electronic Arts en 1994, pues le ofrece al jugador la posibilidad de ser el protagonista de una película interactiva, con una historia muy al estilo de cintas como Rápido y Furioso, en donde el objetivo es ganar una carrera de 3.000 millas que surca los Estados Unidos de lado a lado. Continuar leyendo


Sufriendo taquicardia por cuenta de Gran Turismo 5

Los Dodge Viper están disponibles desde nivel 9

Los circuitos urbanos son más estrechos y difíciles

Lo digo de frente: el mejor juego de automovilismo disponible actualmente en PlayStation3 se llama Gran Turismo 5. La calidad y realismo de sus imágenes, lo fácil que es jugarlo y las posibilidades on-line que ofrece son difícilmente igualables por otro título.

Es cierto, también se le pueden criticar algunos aspectos, principalmente la música que parece sacada de un consultorio odontológico, Melodía Stéreo o de un supermercado. Y también las pocas opciones que ofrece en el modo arcade.

Pero a pesar de lo aburrido de su banda sonora, Gran Turismo 5 es el único juego hasta el momento que me ha llevado a experimentar una emoción tan grande después de una carrera, que las manos me temblaban y me vi obligado a tomar un receso porque mi corazón palpitaba a una velocidad peligrosamente rápida. Continuar leyendo